Daño a la piel por radiación ultravioleta y la protección del glutatión

Por mucho, la causa más común de envejecimiento anormal y cáncer de la piel es la exposición al Sol y la radiación ultravioleta. Pagamos posteriormente en nuestra vida por un bronceado en nuestra juventud. Las consecuencias de un envejecimiento de la piel por el bronceado llevan a muchas personas a una cirugía plástica. Pero la mayoría de los levantamientos de rostro serían innecesarios si estos pacientes hubieran evitado el bronceado cuando eran jóvenes. Muchos cánceres de la piel que aparecen en un edad adulta pueden haber sido iniciados por una severa quemadura cuando niños.

La bien conocida capa de ozono en la atmósfera protege del daño de la radiación ultravioleta A y B encontrada en la luz solar. La caída de la capa de ozono que también es relevante para los científicos en los últimos años ha aumentado el número de pacientes con cancer de piel. Y tal vez seamos testigos de un aumento aún más grande en los años por venir. Los médicos están tratando las quemaduras solares en más y más pacientes quienes aseguran que nunca antes habian sido afectados tan dramáticamente por la exposición solar.

La radiación libera altos niveles de radicales de hidrógeno en la piel. Estos son los radicales libres más tóxicos conocidos por el hombre. Dicha radiación viene con de la luz solar, UV-A y UV-B, lámparas solares, tratamiento de radioterapia, rayos X y, por supuesto, de fugas de plantas nucleares. Estos radicales tan perjudiciales generalmente son neutralizados por el glutatión, pero la sobreexposición sobrecarga este sistema de protección y los niveles de glutatión se caen, resultando en un daño aun mayor. Por esta razón, los médicos han considerado utilizar suplementación antioxidante para proteger a la piel. La investigación acerca de varios antioxidantes ha tenido resultados mixtos, pero la investigación sobre la elevación de glutatión tiene resultados alentadores.

Un equipo en el Instituto de Cáncer de Holanda utilizó lámparas de halógeno para sensibilizar a sus pacientes a la luz, y mostraron que la sensibilidad disminuyó cuando los pacientes fueron tratados con precursores de glutatión para elevar sus niveles. Otro equipo holandés en el Departamento de Fotoquímica medicinal, en la Universidad de Leiden observó a varios productos orales y tópicos y su capacidad para disminuir el daño a la piel por los rayos UV. Encontraron que los precursores de glutatión, ya fuera ingeridos o aplicados en la piel protegia a la piel del daño de la radiación UV-B.

Investigadores franceses en la Universidad de Grenoble examinaron cómo varios precursores de glutatión efectivamente limitaban el daño por radiación UV-A. En varios grados, todas las sustancias que elevan los niveles de glutatión inhiben el daño por la radiación UV-A. Los investigadores concluyeron que elevar los niveles de glutatión protege a la piel contra el daño de la radiación ultravioleta.

Estudios similares en la Universidad de Harvard y en la Universidad de Hirosaki en Japón, investigaron las causas de las quemaduras solares por radiación UV-B. Usando sujetos animales mostraron que una baja en los niveles de glutatión resultaba en un daño significativamente mayor de quemaduras solares. En Japón, experimentos utilizando altas dosis de radiación UV mostraron que el pretratamiento con glutatión disminuía el número de tumores de piel desarrollados.

Un equipo alemán en la Universidad de Berlin, estudió el efecto del daño UV-B en personas con defectos hereditarios en la enzima de glutatión llamada S-transferasa, mostraron que el grupo de control tenía menos daño que el grupo con problemas, demostrando que las deficiencias en esta enzima determina cuán sensible es una persona a la luz solar.

Exposición a la radiación solar no solo daña la piel, en altas dosis puede afectar al sistema inmunológico suprimiendo el funcionamiento general y local de los lintocitos T. Sustancias que bajan los niveles de glutatión disminuyen la respuesta inmune aún más, y sustancias que elevan los niveles de glutatión la protegen. Investigadores en el Centro Amsterdan de Investigacion de medicamentos demostró que los niveles elevados de glutatión proveen una protección contra la inmunosupresión UV-B.

Ayúdanos a que más gente conozca esta información, Comparte este artículo!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: