Deficiencia del glutatión en enfermedades del hígado

El glutatión es una pequeña proteína producida al interior de las células que tiene importantes funciones en el organismo, tan vitales que sin el glutatión simplemente sería imporsible nuestra supervivencia.

Una caída en los niveles de glutatión representa un factor determinante en el daño de hígado, ya que el glutatión se encuentra principalmente en este órgano en cuyo caso funciona como protector del estrés oxidativo (oxidación celular) y los tóxicos (eliminandolos del organismo).

En un pequeño estudio, concentraciones anormalmente bajas de glutatión en sangre fueron observados en pacientes con cirrosis, independiene de su dieta. Un estudio más grande demostro un decremento importante en el glutatión en sangre de 48 pacientes con cirrosis contra 18 voluntarios sanos. Una baja significativa en los niveles de cisteína fue observada tambien en cirrosis severa.

Investigadores midieron los niveles de glutatión y glutatión oxidado (GSSG), en pacientes con alcoholismo crónico, otros con enfermedades del hígado no relacionadas con el consumo de alcohol (hígado graso, hepatitis crónica y aguda, cirrosis), y pacientes de control sin ninguna enfermedad del hígado. Encontraron que el glutatión estaba en niveles bajos en los pacientes alcohílicos y no alcohólicos con enfermedades del hígado, comparados con el grupo de control. El nivel del glutatión oxidado (producido cuando el glutatión es utilizado) era mucho más alto en estos grupos, indicando un alto nivel de estrés oxidativo en el hígado.

Los investigadores postularon que el decremento en glutatión y/o el incremento en GSSG contribuye al daño del hígado y a un riesgo tóxico en estos pacientes, mientras se altera la funcion celular fundamental como la síntesis de proteínas, acividades enzimáticas, procesos de transporte, y mecanismos de secreción.

Otros estudios también han documentado un decremento de glutatión en sangre e hígado en pacientes con hepatitis viral aguda, y en casos crónicos de hepatitisenfermedad del hígado por alcohólismo, y cirrosis no alcohólica.

La deficiencia de glutatión causada por una toxina puede llevar al hígado a ser más vulnerable a otras toxinas. Un ejemplo es la toma de acetaminofen impuesta en hígado dañado por alcohólismo. En un grupo de alcohólicos crónicos con deficiencia de glutation, manifestaron niveles anormalmente bajos de glutatión en sangre después de la toma de acetaminofen, y estan, en consecuencia, más predipuestos a un daño hepático mayor por otros agentes tóxicos.

Fuente: http://members.shaw.ca/duncancrow/GSH-in-Health-and-Disease_Kidd.pdf

Ayúdanos a que más gente conozca esta información, Comparte este artículo!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: