Las enfermedades pulmonares y el Glutatión

El glutatión es una pequeña proteína antioxidante que se produce en el organismo, una proteína con funciones tan importantes en el organismo que sin el simplemente moriríamos de oxidación.

Al estar directamente en el camino de los materiales en el aire, el tejido pulmonar está particularmente en riesgo de estrés oxidativo de humo de cigarros, contaminantes atmosféricos, y otras toxinas ambientales inhaladas.

El glutatión y las enzimas relacionadas con este presentes en el fluído del revestimiento epitelial (FRE) del tracto respiratorio bajo puede ser la primer línea de defensa contra estos retos de salud.

Un reto oxidativo sostenido a los pulmones puede resultar en la baja de glutatión y otros antioxidantes de los pulmones.

Las deficiencias de glutatión han sido documentadas en un enorme número de enfermedades pulmonares, incluyendo el Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo (SDRA), Asma, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, Fibrosis Pulmonar Idiopática, Daño Pulmonar Neonatal, etc. Los pacientes con SDRA y sepsis tienen una deficiencia de glutatión en el FRE comparados con sujetos sanos y un gran porcentaje del glutatión en el FRE esta en su forma oxidada, indicando una enorme cantidad de estrés oxidativo en el tracto respiratorio bajo.

Cuando el glutatión se regresa a niveles adecuados en el FRE, los pacientes en cuidado intensivo recuperan función pulmonar y dejan la unidad de cuidados intensivos aún más rápido.

La inflamación de las vías respirtorias en asma también produce una enorme cantidad de radicales libres oxidantes. Como se ha mostrado en experimentos, sujetos con asma aparentemente tienen la capacidad de incrementar de forma adaptativa sus defensas antioxidantes, como se manifiesta en sus concentraciones de glutatión alveolar que puede aumentar aún a niveles mayores que en personas sanas.

En contraste en las personas con Fibrosis Pulmonar Idiopática, las concentraciones de glutatión en el FRE son solamente el 25% de lo normal, y esto contribuye significativamente a la patofisiología de esta enfermedad.

Los niños nacidos prematuramente a las 25 semanas tienen niveles de glutatión pulmonar significativamente bajos comparado con el que tienen los infantes de 40 semanas. Entre los infantes nacidos a las 35 semanas, aquellos con los niveles mas bajos de glutatión en su FRE son mas suceptibles a desarrollar una enfermedad pulmonar crónica.

Estos descubrimientos sugieren que un estado bajo de glutatión pulmonar en el nacimiento predispone a los niños a patologías respitatorias.

Fuente: http://members.shaw.ca/duncancrow/GSH-in-Health-and-Disease_Kidd.pdf

Ayúdanos a que más gente conozca esta información, Comparte este artículo!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: